Botas de vino de PEZ

LISAS O PERSONALIZADAS MEDIANTE GRABADO LÁSER O IMPRESIÓN DIRECTA DIGITAL A TODO COLOR

Puedes ponerle el dibujo y/o texto que quieras.

CARACTERÍSTICAS


 

  • Realizada en piel de cabra de alta calidad natural o tintada.
  • Sin cortes ni manchas.
  • Costura interior de triple cosido.
  • Curtida con taninos vegetales artesanalmente.
  • Brocal plástico resistente.
  • Interior impermeabilizado con pez de resina.
  • Collarejo rojo con triple atado.
  • Cordón en bandolera trenzado.
  • Sólo para vinos y licores de baja graduación.
  • Incluye instrucciones de uso y conservación.

BOTAS DE VINO PERSONALIZADAS


Personalizamos tu bota de vino con el logo o texto que desees. Sólo tienes que enviarnos la imagen o logo con la máxima calidad posible y el nombre o texto que quieras ponerle.

Sistemas de impresión:

- LÁSER: El rayo láser genera un efecto de desgaste sobre la piel de la bota. Podemos decir que hemos "grabado a fuego".

-IMPRESIÓN DIRECTA DIGITAL: Mediante tintas especiales UV y una luz UV LED se puede imprimir fotografías, dibujos y/o textos a todo color. Las imágenes impresas tienen una gran nitidez y calidad fotográfica.

La bota de vino personalizada es un regalo ideal para Peñas, Asociaciones, Clubes, Ayuntamientos... y como regalo de empresa.

¿CÓMO UTILIZAR LA BOTA DE VINO?


MUY IMPORTANTE

  • Calentar la bota al sol o al calor del fuego durante unos minutos para poder llenarla de aire con mayor facilidad. Soplar por el brocal lentamente sin que la pez llegue a despegarse bruscamente. De lo contrario, la pez del interior se iría de un lado al otro con lo que podría rezumar vino por falta de pez. Ésta actúa como impermeabilizante de la bota.
  • Llenar la bota con agua templada para humedecer las costuras. En este proceso la bota puede perder un poco de líquido hasta que éstas se cierran.
  • Es recomendable dejarla dos o tres días llena de agua.
  • Pasado este tiempo ya está lista para su uso.
  • Para conservarla cuando no se emplea, lo mejor es quitar el vino y, sin lavarla, deshincharla bien y guardarla en un sitio seco, repitiendo los pasos anteriores en caso de volver a utilizar.